Just Eat crea su propia flota de repartidores en España

0
31
Just Eat

La plataforma de entrega de comidas a domicilio, Just Eat Takeaway, dispondrá de su propia flota de repartidores. El objetivo de la compañía danesa es sumar a los riders a su plantilla, con su correspondiente contrato de trabajo, en vez de que sigan ejerciendo como autónomos.

De esta forma, Just Eat pretende diferenciarse del resto de sus competidores. De hecho, el acuerdo llega en un momento clave. Después de las polémicas y procesos judiciales iniciados por los riders de otras plataformas como Glovo, Deliveroo o Uber Eats, el Gobierno ultima una ley que regule la situación de los repartidores, que trabajan como falsos autónomos.

Just Eat no contaba con repartidores autónomos

Sin embargo, a pesar de toda la controversia que envuelve a estas plataformas, Just Eat siempre se ha encontrado alejado de ella. En un primer momento porque del reparto se encargaba el equipo del propio restaurante y la plataforma actuaba como intermediario entre el cliente y el establecimiento.

Después, Just Eat comenzó a trabajar con flotas de repartidores subcontratados a través de empresas logísticas. Por lo tanto, los riders de la plataforma no han ejercido en ningún momento como falsos autónomos.

No obstante, el director de Just Eat en España, Patrik Bergareche, ha afirmado que la creación de una flota de repartidores propia de la empresa responde al plan de crecimiento y mejora del servicio de reparto, combinando a repartidores subcontratados de empresas expertas en logística de última milla con su propio equipo de riders.

El modelo ya se ha empleado en otros países

Este modelo de trabajo ya lo ha implementado con éxito Just Eat en importantes ciudades europeas como Ámsterdam, París, Londres o Berlín y en España va a llegar de manera gradual.

Según Patrick, este modelo maximiza recursos, reduciendo los tiempos de entrega y fidelizando al empleado. En cuanto a la contratación de trabajadores, el director de Just Eat ha explicado que, por norma general, se contrataban a los repartidores a través de ETTs para jornadas de 20 horas que generalmente se concentran durante los fines de semana.

Ahora, con el cambio de modelo, en Just Eat esperan poder dotar a los repartidores de salarios superiores los 1.000€ brutos, lo que supondría una cuantía superior a 12€ por hora trabajada.

Además, Patrick afirma que el cambio de procedimiento no será muy costoso, ya que la mayor parte de la inversión ya estaba presupuestada para hacer frente a la subcontratación y que el gasto principal va a estar enfocado en adquirir bicis y motos eléctricas así como material de protección y seguridad.

Actualmente, el sistema de subcontratación es minoritario en Just Eat, ya que el 80% de los envíos corren a cargo de personal del propio restaurante. Por tanto, la idea actual es que el 20% restante se combine entre subcontrata y repartidores propios para poder ofrecer trabajo de manera directa a centenares de repartidores.

Dejar respuesta