Las franquicias de peluquería en España podría crecer un 2%

0
141

El modelo de franquicias de peluquería incrementa año tras año su peso en las ventas del sector, así como en el número de establecimientos.

El último informe de la Asociación Española de Franquiciadores 2017 recoge una facturación superior a los 550 millones de euros en los establecimientos de belleza y una generación de empleos directos de más de 8000 puestos de trabajo.

La crisis y el cambio en el IVA afectó notablemente a todos los negocios del segmento y hasta 2015 no se produjeron datos positivos.

A partir de esa fecha, el verde ha vuelto a las cifras de negocio del sector en general, y de las franquicias de peluquería en particular.

Aunque solo el 6% de negocios eran franquicias en aquella época, ya sumaban el 18% de las ventas totales anualizadas.

El Observatorio Sectorial DBK de Informa mantiene unas expectativas muy positivas en su informe de evolución para el bienio 2017-2018 comparado con el 2015-2016.

La evolución de los ingresos en las franquicias de peluquería estará netamente en verde con unas previsiones de entre un 1,5% y un 2% para este año, sumando datos positivos similares anualmente para todo el período analizado.

Durante ese primer año del que parte el estudio el 6% de los establecimientos (4.975) eran franquicias, aunque sus cifras en términos de ingresos fueron mucho más positivas ya que las franquicias de peluquería generaron el 18% del valor total del mercado.

En la misma línea de expectativas positivas está el Informe de la Asociación Española de Franquiciadores 2017.

Junto con los datos anteriormente indicados hacen prever que 2018 será un gran año para el sector. En este caso cabe señalar que se unifican las cifras de centros de peluquería y estética bajo el epígrafe Belleza-Estética.

Las enseñas corporativas establecidas como franquicias de peluquería ascendieron a 110.

En cuanto a número de locales en todo el país se alcanzaron los 3289 bajo esta fórmula de franquiciados.

Su facturación ascendió a 563.204.000 de euros, casi cinco veces más que los que eligieron un formato tradicional.

Dejar respuesta