Los negocios familiares y su traspaso a las futuras generaciones familiares

0
24

Los autónomos, en la mayoría de sus casos, una vez jubilados quieren dejar su negocio a alguien cercano.

En nuestro país esto suele pasar durante dos generaciones, ya que en la tercera empiezan a aparecer problemas de relevo generacional. Así lo ha confirmado un estudio Life Abogados sobre la continuidad de la empresa familiar.

Este estudio nos revela que sólo un 2.6% de los negocios familiares sobreviven a la tercera generación.  Según el bufete, dicha cifra viene provocada por “os problemas derivados de una mala planificación en las sucesiones y a una falta de profesionalización por parte de los miembros de la familia en la tercera generación, lo que lleva a un buen número de empresas a apostar por gestores externos”.

El Instituto de la Empresa Familiar afirma que la continuidad de estos negocios se asegura teniendo una distinción entre los roles familiares y los empresariales de cada persona. Además, es necesario una planificación adecuada a los procesos de sucesión generacional junto a un diseño adecuado de los órganos de gobierno.

Para evitar ciertos conflictos provocados por las decisiones tomadas, se recomienda también que desde un principio se lleve a cabo políticas de “comunicación amplias y transparentes y se creen mecanismos específicos que permitan llegar a acuerdos generales en el seno de la familia”.

Todo esto, se lleva a cabo a través de “Consejos de Familia, que tienen como objetivo fomentar las relaciones entre los distintos miembros, detectar las posibles desavenencias y transmitir o reflexionar sobre los distintos aspectos vinculados con la filosofía del negocio familiar. A la vez, que se diseña también un marco de actuación para todos los miembros de la familia y para sus relaciones con la empresa, en el que se establezcan las reglas del juego”.

Dejar respuesta