La franquicia es la mejor opción para invertir en crisis

0
59
Franquicia

Durante los tiempos de crisis las inversiones se reducen. A la gente no le gusta apostar su dinero sabiendo que la red de seguridad con la que cuentan es muy débil.

Además, ante la escasez de trabajos y la falta de contratación por parte de las empresas, el autoempleo se presenta como la única vía de escape para muchas personas que necesitan un empleo.

Por esta razón, en situaciones como la actual, el modelo de franquicias se presenta como la opción más recomendable para invertir en estos momentos.

Las ventajas de la franquicia

Entre las ventajas que ofrece una franquicia se encuentra la seguridad que proporciona lanzarse a la aventura con un modelo ya probado y consolidado.

El franquiciado esta vez si tiene una red de seguridad más sólida y dispone de toda la ayuda que necesita por parte de la franquicia para dar sus primeros pasos.

La marca es otra de las principales ventajas que ofrece el modelo. El franquiciado no necesita tener que posicionarse en el mercado, el público ya sabe qué esperar de su negocio, por lo que, además, es una tarea menos de la que preocuparse en un inicio.

El modelo contable también se traspasa, y la franquicia le proporciona a los franquiciados todas las claves para que puedan llevar su negocio maximizando todos sus recursos.

¿Quién puede estar interesado en abrir una franquicia?

La franquicia es un modelo que le puede interesar a todos aquellos que tengan la intención de emprender. Principalmente por las razones anteriormente expuestas.

También es una opción para quienes buscan autoemplearse debido a que no encuentran trabajo. Aunque el franquiciado vaya a tener que hacer una inversión importante de dinero, lo hace sobre un modelo que, si bien no asegura el 100% de éxito, sí un porcentaje elevado.

Otro de los perfiles que pueden verse atraídos por una franquicia en estos momentos son los inversores, los cuales pueden encontrarse circunstancias muy provechosas en momentos de crisis.

En estos momentos bajan los precios de los alquileres, la mano de obra es más barata y los bancos están más abiertos a conceder créditos para este tipo de inversiones.

Por lo tanto, es factible encontrar locales a precios inferiores al de mercado y en localizaciones estratégicas que, a medio y largo plazo, generen grandes beneficios para el inversor.

Y además, hay que tener en cuenta que la crisis, que también afecta a las franquicias, permite que muchas de ellas estén ofreciendo incentivos para captar franquiciados, eliminando royalties o márgenes de entrada, teniendo las mismas prestaciones que quienes llevan años con la enseña.

Los franquiciados necesitan un plan adaptado a las nuevas necesidades

A pesar de que puede parecer muy rentable abrir una franquicia, resulta imprescindible tener un plan de negocio que se adapte a la nueva realidad, a la del COVID-19.

Todo va a depender, además, del sector en el que se abra la franquicia. No es lo mismo una franquicia en el sector de la alimentación, que ha salido reforzado ante la creciente demanda, que en el sector de la hostelería, donde las restricciones han limitado la facturación.

Sin embargo, en este sector, hay negocios que se han sabido adaptar, incluyendo envíos a domicilio, lo cual no hacían antes de la nueva normalidad.

Muchos restaurantes han conseguido, por ejemplo, ampliar el aforo de sus terrazas gracias, en gran parte, a la ayuda proporcionada por sus centrales. De este modo, gracias a la actualización del plan de negocio, a pesar de las inversiones realizadas, los bancos siguen confiando y dando su apoyo a los franquiciados.

Dejar respuesta